El humor político clandestino

Tomás Várnagy

Resumen


El humor político clandestino es humor prohibido porque es subversivo, y son innumerables los ejemplos históricos de perseguidos y censurados por reírse de los poderosos. Nikolai Gogol expresó que “incluso aquél que no le teme a nada, le teme a la risa”. Afortunadamente, los chistes que surgen de regímenes autoritarios, dictatoriales o totalitarios, fueron registrados para la posteridad gracias a que había gente que los anotaba, o escribía en panfletos o periódicos clandestinos, samizdat y otros medios; también a través de exiliados políticos, corresponsales de prensa extranjeros, personal diplomático, viajeros o, simplemente, sobrevivientes de esos regímenes que, posteriormente, publicaron los chistes prohibidos. El chiste es, quizás, uno de los últimos remanentes de la cultura oral en las sociedades industriales urbanizadas; existe en las mentes y viaja a través de la palabra hablada, sobrevive en la medida en que es utilizado y provoca risas, sean tumultuosas o suaves, burlescas o irónicas y la risa raramente es indiferente: es placer, alivio, venganza, desafío. El chiste crea su propia realidad ficticia, y con un solo renglón, a veces con una sola palabra, pincha nuestro estructurado y cerrado mundo lingüístico y revela una verdad diferente a la esperada. El chiste le da a la persona un poder muy singular, una percepción que puede vestir al rey o desnudarlo; y el rey le teme al chistoso porque puede poner su autori

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



Estadísticas
Visitas al Resumen:502
PDF:273



ISSN 2618-4885
 

Sociales en debate es una publicación de la Subsecretaría de Gestión Institucional de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

 

Dirección de Publicaciones
Subsecretaría de Gestión Institucional 
Facultad de Ciencias Sociales 
Universidad de Buenos Aires
Santiago del Estero 1029 Planta Baja
C1075AAU - Ciudad de Buenos Aires