Bajo un amplio tendal de ropa húmeda: un paro

María Luz Mango

Resumen


El escenario en el que este artículo recala ubica a la figura de la mujer como un articulador disruptivo que nos permite comprender las prácticas y rutinas del habitar en los conventillos de la ciudad de Buenos Aires en la primera década del siglo XX. En un contexto de oleadas migratorias y déficit habitacional, esta tipología edilicia resultó el alojamiento colectivo más identificable del centro porteño. Ante las condiciones de hacinamiento y altos alquileres, con las mujeres al mando de la organización, comienzan los reclamos de mejoras habitacionales y reducción de los alquileres. La marcha de las escobas inicia en el sur de la Ciudad de Buenos y le da cuerpo a una huelga que se expande a los principales centros urbanos del país durante más de tres meses. Desde los patios de los conventillos, ahora espacios de asamblea, las voces de Juana Rouco Buela y Virginia Bolten, ambas anarquistas, resonaban entre lo segregativo e informal de esta convivencia. La huelga, habilitó aquí un nuevo espacio para los cuerpos femeninos que emergieron en el espacio público reclamando el derecho a la ciudad y un habitar digno.


Texto completo:

22-38

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



Estadísticas
Visitas al Resumen:230
22-38:108


Copyright (c) 2023 e-l@tina. Revista electrónica de estudios latinoamericanos

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

e-l@tina. Revista electrónica de estudios latinoamericanos - ISSN 1666-9606 - contacto: revista.elatina@gmail.com
o en facebook

Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional