Cuadernos de Marte

AÑO 10 / N° 17 Julio - Diciembre 2019

https://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/cuadernosdemarte/index

 

Historiografía y contrainsurgencia: los casos de la Liga      Comunista 23 de Septiembre y la Rote Armee Fraktion (RAF)

 

Historigraphy and counterinsurgency: The 23 September Communist League and the Rote Armee Fraktion (RAF)

 

José Ángel Escamilla Rodríguez*

Universidad Autónoma Metropolitana

Recibido: 3/4/2019 – Aceptado: 30/8/19

 

Cita sugerida: Escamilla Rodríguez, J. (2019). Historiografía y contrainsurgencia: los casos de la Liga Comunista 23 de Septiembre y la Rote Armee Fraktion (RAF). Cuadernos de Marte, 0(17), 301-332. Recuperado de https://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/cuadernosdemarte/article/view/5143/4266

Descargar en PDF

 

Resumen

Este artículo analiza los textos más relevantes que intentaron explicar a los grupos armados más representativos de la década de los setenta en sus respectivos países: México y la entonces República Federal Alemana (RFA). En el proceso, tanto de análisis como de comparación de los textos, se observan sesgos coincidentes con las versiones policiacas derivadas del escaso trabajo con fuentes documentales primarias y de la repetición de versiones oficiales que requerían, por cuestiones operativas de las respectivas instituciones de seguridad, el ocultamiento de hechos pero que incidieron en las narrativas, especialmente en el caso mexicano, décadas después. Apareciendo así una historiografía que a pesar de la disponibilidad de acervos documentales padece de una repetición crónica.

 

Palabras clave: Terrorismo, historiografía, izquierda radical, RAF, contrainsurgencia. 

 

Abstract        

           This article analyse the main texts that have dealed with the seventies most representative armed groups of  their countries: Mexico and the west Germany of that time. In the comparative process were biases observed correspondent with police versions and lack of work with primary sources and the repetition of official versions that used concealment, which due to operative issues the secutity institutions required, and affected the narratives even decades after especially in Mexico. Emerging an historiography in spite of archives is inffected with a chronic repetition.

 

Keywords: Terrorism, historiografy, radical left, RAF, counterinsurgency.

 

La Liga y la RAF: orígenes y cronología

 

Ambos grupos tienen orígenes muy distintos. Mientras la Liga Comunista 23 de Septiembre (LC23S) surgió como un conglomerado de células armadas sobrevivientes a la represión en México, en los años previos a 1973, la Rote Armee Fraktion (RAF) fue un grupo que se constituyó en torno a un núcleo de personajes mediáticamente identificables cuyo escaso número se vio compensado por el impacto mediático de sus acciones en la República Federal Alemana (RFA). Ambos grupos fueron en sus respectivos países los grupos armados urbanos más notables. Por otro lado, mientras que en México la Liga es poco conocida, aunque para su época y características fue la que consiguió mayor cobertura territorial, la RAF, si bien fue de membresía escasa, sus acciones y la influencia mediática de sus integrantes, como Andreas Baader y la de Ulrike Meinhof, le han hecho en la bibliografía sobre el Terrorismo un referente para el estudio de los grupos armados de izquierda radical de su época.

La RAF es resultado del rompimiento de la militancia más radical con organizaciones como la Federación Socialista de Estudiantes Alemanes (SDS)[1] en un entorno donde “La violencia espontánea emergía cuando manifestantes ocasionalmente se enfrentaban con la policía”[2] lo que cambió con la muerte de Behno Ohnersorg el 2 de junio de 1967[3], la propaganda negra de la cadena de tabloides conservadores Springer[4], el debate sobre la opción armada[5] y con el atentado contra Rudi Dutschke, ocurrido el 11 de abril de 1968[6] que propiciaron una escalada violenta. Entre los grupos que optaron por la vía armada estaba la RAF cuyo núcleo realizó su primera acción incendiando con bombas dos tiendas departamentales en Frankfurt en abril de 1968. Una semana después del atentado contra Dutschke. Por ello fueron detenidos Horst Söhnlein, Thorwald Proll, Gudrun Hensslin y Andreas Baader quienes realizaron el atentado mientras asistían a una conferencia de la SDS.

A estos grupos armados uno de sus críticos denominó “Simpatizantes de una fantasmagórica revolución mundial”[7] con vinculos casi inexistentes con los trabajadores[8]. Así, los más radicales se vincularon con grupos pequeños o individuos con los que coincidían en sus consideraciones sobre la naturaleza fascista del Estado alemán, que según ellos había sobrevivido a la derrota de Hitler, y que estaban más inclinados a usar la violencia. 

En noviembre de 1969 cuando la Corte rechazó la apelación de Andreas Baader y Gudrun Ensslin, derivada de los incendios provocados en Frankfurt, se ordenó su encarcelamiento. Pero ellos decidieron pasar al uso de las armas. A inicios de febrero de 1970 se ocultaron en el domicilio de Ulrike Meinhof, una famosa periodista, cuyo círculo de amigos incluía a Rudi Dutschke. El 4 de abril Baader fue detenido y el grupo de Meinhof, Ensslin y Mahler decidieron liberarlo. Así: “Los periodistas intentaron rebasarse entre sí en su frivolidad sensacionalista, describiendo a una como una poser de clase media y a la otra como a una ex actriz porno”[9]. Siguió la reacción por parte del Estado con “La ley de la granada de mano” mediante la cual la policía de Berlín occidental fue equipada con granadas y subametralladoras. Después de la liberación de Baader el grupo publicó el texto ¡Construyan al Ejército Rojo!. En junio de 1970, con pasaportes sirios falsificados[10], atravesaron la frontera de la República Democrática Alemana (RDA),  que les proveyó “... varias formas de asistencia a lo largo de los años”[11], y con el apoyo de la Organización para la Liberación de Palestina (PLO) se dirigieron a un campo de entrenamiento en Jordania. A su regreso a la RFA robaron autos y bancos. Los primeros arrestos ocurrieron desde el 8 de octubre y el ruido mediático propiciaron que la RAF fuese declarada “enemigo público número 1”[12]. Mientras continuaban las capturas, durante el primer semestre de 1971, apareció el texto El concepto de la guerrilla urbana, atribuido a Ulrike Meinhof donde destacaba la primacía de la acción sobre la teoría y llamaba a apoyar la revolución en el Tercer Mundo actuando en las metrópolis. Este texto también apareció en Der Spiegel.

En julio las autoridades desplegaron la “Operación Cobra” colocando puestos de revisión en vialidades y movilizando agentes fuertemente armados. Así, el 15 de julio fue identificada Petra Schelm perdiendo la vida en un enfrentamiento con la policía. Fue la primera baja de la RAF. También se elaboró una estrategia mediática para el manejo de la RAF:

 

El documento estratégico de la BKA contenía la urgente recomendación a las unidades policiacas, a los medios y la apolítica imponer en la opinión pública el término “delincuentes anarquistas”. Si bien no eran anarquistas la categoría tenía una ventaja: sonaba a lanzabombas sin rostro y el apellido Meinhof ya no estaría en el nombre[13]

 

En abril de 1972 la RAF distribuyó el texto Servir al pueblo: la guerrilla urbana y la lucha de clases cuya autoría se atribuye a Meinhof[14]. En mayo la RAF realizó una cantidad notable de ataques con bombas. En esta etapa se dirigió contra personas, lo cual minó los apoyos que tenía. Los destinatarios de dichos ataques nos permiten identificar a lo que la RAF considera como su enemigo: las fuerzas armadas estadounidenses, el Estado alemán y al conglomerado editorial, al que consideraban fascista, Springer. El 11 de mayo, en Frankfurt am Main, la RAF dejó tres bombas, que en total sumaban 80 kilos de TNT, en instalaciones militares estadounidenses. El Comando Petra Schelm asumió la responsabilidad del atentado:

 

Para el exterminio estratégico de Vietnam, tanto Alemania como Berlín Occidental no deben seguir siendo un territorio seguro. Ellos deben saber que sus crímenes contra el pueblo vietnamita les ha creado un nuevo y amargo enemigo, que para ellos no hay más lugar en el mundo en el cual puedan ser inmunes a las unidades guerrilleras revolucionarias.[15] 

 

El día siguiente, en Habsburgo y München, detonaron bombas en instalaciones policiacas en represalia por la muerte de un militante y afirmaron: “Los cuerpos policiacos deben ahora tener conocimiento de que ninguno de nosotros podrá ser liquidado sin recibir un ataque de vuelta”.[16] El 16 de mayo del ‘72 colocaron una bomba en el auto del juez Wolfgang Buddenberg[17] pero su esposa sufrió la explosión. El 19 de mayo, en Hamburgo, atacaron las instalaciones del grupo editorial Springer y aunque previamente hicieron llamadas telefónicas para que se desalojara el lugar, éstas fueron ignoradas. Dos bombas explotaron resultando heridas 17 personas. El Comando 2 de junio, con Ulrike Meinhof a la cabeza, aclaró al siguiente día:

 

Springer prefiere correr el riesgo de que sus trabajadores y asalariados sean lastimados por bombas que arriesgarse a perder un par de horas de trabajo por una falsa alarma... Lamentamos que trabajadores y asalariados hayan sido heridos.[18]

 

Al interior de la RAF esta acción fue controvertida,[19] pues civiles sin vínculos con el ejército estadounidense o con el Estado alemán fueron perjudicados. Por otra parte, el 24 de mayo, en Heidelberg, otra bomba en instalaciones del Ejército Estadounidense fue detonada por el Comando 15 de Julio, fecha de la muerte de Petra Schelm, que se justificó posteriormente: “La fuerza aérea americana ha lanzado, en las últimas siete semanas, más bombas sobre Vietnam que en la Segunda Guerra Mundial sobre Japón y Alemania juntas”.[20]

El Estado alemán respondió con la operación Wasserschlag (golpe en el agua) la cual puso por un día, el 31 de mayo, bajó las órdenes de la BKA (Oficina Central de Investigación Criminal) a toda la policía de la RFA. Hubo resultados en junio con las capturas de Baader, Ensslin y Meinhof entre otros.

Pero la organización no fue desmantelada. En otoño del ‘72 publicaron: La acción de Septiembre Negro en Múnich: Sobre la estrategia de la lucha antimperialista, atribuido a Meinhof, el cual discutía la revolución en los países del primer mundo y le dio respaldo al atentado por parte de Septiembre Negro contra los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos.

Los prisioneros fueron aislados y dispersados. Por ejemplo, Andreas Baader fue puesto en total aislamiento hasta 1974. Por lo cual “En todo ese tiempo no vio a otro prisionero”.[21] Ulrike Meinhof fue puesta en una celda pintada de blanco, iluminada con luz neón las veinticuatro horas del día y en total silencio en “un mundo sin variaciones[22]”. Luego, en 1973, fue casi intervenida quirúrgicamente, contra su voluntad, porque se alegó que sufría una patología cerebral[23] que le llevaba a los comportamientos que tenía. Mediante protestas y comités se detuvo dicha acción. También, como al resto de prisioneros, les fueron limitadas las visitas tanto de familiares como de abogados, las cuales podían ser grabadas y cuyo contenido podía ser utilizado en tribunal. Dichas condiciones propiciaron que, el 17 de enero del ‘73,  iniciaran la primera de una serie de huelgas de hambre. Para abril del ‘73 abogados y simpatizantes de la RAF se organizaron en “Comités contra la Tortura”. Los comités lograron generar apoyo contra las condiciones de los prisioneros entre quienes condenaban la política de la RAF, de manera que se limitaron a formas no violentas de protesta. Otro resultado de esta huelga fue que también les permitió captar atención internacional pues el 29 de junio del ‘73 Jean Paul Sartre y Foucault, entre otros, participaron en una conferencia donde criticaron las condiciones de quienes consideraron prisioneros políticos. Para abril se trasladó a los primeros prisioneros a las instalaciones de seguridad de Stammheim, en Stuttgart, las cuales fueron construidas específicamente para miembros de la RAF. 

Si bien las huelgas de hambre no funcionaron para integrar a los prisioneros de la RAF con la población general dieron combustible a los “comités contra la tortura” para su labor que les permitía acercarse a una parte de la izquierda. La consecuencia más grave de estas huelgas ocurrió el sábado 9 de noviembre cuando Holger Meins murió de inanición.[24] Su muerte provocó choques de manifestantes con la policía en Berlín y atrajo nuevos militantes a la RAF, por ejemplo, al abogado del mismo Meins: Siegfried Haag. Al día siguiente de su muerte, el día 10, el M2J en represalia intentó secuestrar al Juez de la Suprema Corte de Berlín Occidental, Günter von Drenkman. Cuando el juez se resistió se le disparó. Las detenciones que continuaron ocurriendo incidieron en la opinión de que “... la RAF operativamente acabada”.[25] Sin embargo el 2 de febrero la RAF en un comunicado ordenó concluir con la huelga de hambre pues consideraron que era un recurso agotado.[26] El 24 de abril del ‘75, el comando “Holger Meins” tomó el piso superior de la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo, Suecia, tomando rehenes y exigiendo la liberación de “presos políticos” de la RAF, el M2J y otros. Poco antes de la media noche la policía irrumpió en el edificio.

Para mayo de 1976 la muerte de Ulrike Meinhof provocó protestas pues el Estado decía que había sido un suicidio, sus detractores hablaban de asesinato. Parecía que la RAF estaba herida de muerte sin embargo en junio del ‘76 el secuestro de un vuelo de Air France, donde los pasajeros judíos fueron seleccionados y tratados con saña, concluyó con un asalto de fuerzas israelíes en el aeropuerto de Enttebe. La RAF regresaba a los titulares en los periódicos. Por esos meses, varios de sus miembros viajaron a Adén para recibir entrenamiento protegidos por autoridades yemeníes cuyas fuerzas de seguridad eran capacitadas por la Stasi de la RDA. 

El 7 de abril del ‘77 el comando “Ulrike Meinhof” asesinó al fiscal general alemán Siegfried Buback. Mientras tanto, fuera de Stammheim, quienes coordinaban las operaciones de la organización eran Peter Jurgen Boock y Brigitte Monhaupt. El 30 de julio la campaña de asesinatos continuó con la muerte del banquero Jurgen Ponto. Sin embargo, la operación más relevante fue el secuestro Hans Martin Schleyer, ocurrido el 5 de septiembre de 1977, ex integrante de las SS y presidente tanto de la Confederación de Asociaciones de Patronos Alemanes y de la Federación de Industriales Alemanes, con ello “Pretendían que se procediera a la puesta en libertad de los principales presos de la RAF”,[27] al mismo tiempo la RAF en coordinación con el FPLP (Frente Popular por la Liberación de Palestina), el 13 de octubre de 1977, secuestraron el vuelo 181 de Lufthansa que después de dar tumbos por varios países llegó a Somalia donde fue asaltado por fuerzas policiacas. Mientras continuaba la búsqueda de Schleyer y se anunciaba la muerte de los secuestradores del avión de Lufthansa, el 18 de octubre del ‘77, fueron encontrados los cadáveres de Baader, Ensslin y Raspe en sus celdas. La versión oficial fue suicidio. La RAF reaccionó al siguiente día asesinando a Schleyer. Después de las muertes en prisión la organización perdió sus principales estandartes y brújulas ideológicas. Los que todavía quedaban en libertad, y que continuaron siendo los más buscados en la Alemania Occidental, recurrieron al FPLP para ocultarse.[28]

En marzo de 1978 los prisioneros de la RAF comenzaron la sexta huelga de hambre demandando ser tratados según la Convención de Ginebra pero no consiguieron sus demandas. Las condiciones eran duras, por ejemplo, Werner Hoppe había pasado siete años en aislamiento total.[29]

Boock, Hofmann, Mohnhaupt y Wagner se reagruparon y para febrero de 1979 estaban retornando a Europa e intentaron establecer contactos con la Brigadas Rojas de Italia, lo cual no se logró pues “Cuando por fin se reunieron los dos grupos, la insistencia de los italianos por conocer mejor las 'estructuras de partido' de la RAF provocaron la vergüenza de éstos, porque no existían tales estructuras.”[30] Dicho aislamiento y la persecución por parte de las autoridades propiciaron desánimo en la organización y varios militantes manifestaron su deseo de no continuar.[31] La RAF buscó la manera de acomodarlos. Ello se logró gracias a un contacto con la Stasi, el coronel Harry Dahl, quien les propuso recolocarlos en Alemania del Este[32] donde se les otorgó la ciudadanía y nuevas identidades.[33]

Con este apoyo encontramos el final de una etapa de la RAF, donde era crítica con el imperialismo, tanto estadounidense como soviético, y que más o menos era capaz de actuar por su cuenta y ello se reflejó en un documento que publicaron en la primavera del ‘82 conocido como el “Documento de mayo” y que llevaba por título La guerrilla, la resistencia y el frente antimperialista. Luego, en medio de otras detenciones la BKA logró capturar, en noviembre del ‘82, a Brigitte Mohnhaupt, Heid Schulz y Christian Klar. Con lo anterior la RAF quedó anulada física e ideológicamente en vista de la captura de sus principales cabezas y la revisión de sus postulados políticos.

La RAF siguió actuando esporádicamente y nunca recuperaría la fuerza que tuvo en los setenta o, inclusive, en 1981. Languideció perdiendo su relación con la Stasi en 1984 y se vería en una situación aún más difícil con la reunificación alemana en 1990. De manera que para finales de esa década decidió disolverse.    

En el caso mexicano el proceso de unificación que dio origen a la Liga Comunista 23 de Septiembre se completó en marzo de 1973 con la Primera Reunión Nacional de la Liga Comunista 23 de Septiembre en Guadalajara, teniendo como documento fundamental los Maderas viejos y que, posteriormente, se redactaron como Cuestiones Fundamentales del Movimiento Revolucionario en México. La organización tomó el nombre en homenaje al intento fallido de asalto al cuartel de Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965. Se estructuró una Coordinadora Nacional conformada por los representantes de los diferentes grupos con Ignacio Arturo Salas Obregón como Coordinador General y dependiendo de ella un Buró de Dirección. También se integró un Comité Militar encargado de “… controlar y supervisar los trabajos de los Comités Coordinadores Político Militares…”[34] ubicados en entidades como el Distrito Federal, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco, Oaxaca, Baja California, Estado de México y Veracruz, entre otros. La Liga se propuso:

 

… apoyar al movimiento revolucionario de masas; ejecutar a jefes prominentes del ejército, policía y líderes charros y eliminar a los burgueses; obtener armas, quitándoselas al ejército o a la policía; obtener recursos monetarios mediante expropiaciones y secuestros de personas prominentes o asaltos a prisiones.[35]

 

Entre julio de 1973 y enero de 1974 se observó el denominado Período Gris, que abarcó los descalabros que sufrió la LC23S en los intentos de secuestro que terminaron con la muerte de empresarios destacados como Carlos Aranguren, Eugenio Garza Sada y el intento de una insurrección armada en Culiacán,[36] que en enero de 1974 fue sofocada con la presencia del ejército. A pesar de las detenciones y desapariciones forzadas también intentaron expandir su presencia en Oaxaca[37] y Sonora.[38] En julio de 1973 se realizó la II Reunión Nacional en Guadalajara donde “Se expresan diferencias y discrepancias”[39] con facciones que hicieron su aparición donde la principal fue la encabezada por Salas Obregón quien consideró que “… la inexistencia del periódico era una traba enorme para el desarrollo de esa actividad…” ya que con los secuestros no era suficiente para dar a conocer sus comunicados, por ello “… resaltaba la importancia de contar con un periódico nacional: Madera”.[40] La preocupación al interior de la organización, por la sospecha de infiltrados y los descalabros en sus operaciones, propició un reforzamiento del liderazgo de Salas Obregón en quien se decidió centralizar el mando, lo que ocurrió  en la Tercera Reunión Nacional el 2 de abril de 1974.[41]

La relevancia de Salas Obregón estribó no solo en ser el principal ideólogo de la organización, además se encuentra en la importancia que le dio a Madera, como organizador colectivo y herramienta de educación política. Pero fue capturado, en abril de 1974, al salir de una revisión que hizo a la instalación de una de las imprentas del periódico.[42] Mientras tanto las autoridades consideraron a Madera, el periódico de la organización, como el cerebro de la Liga.[43]

La Brigada Roja, en la Ciudad de México, dirigida por David Jiménez Sarmiento “Chano”, consiguió mantener cohesionado al grupo bajo la línea de Salas Obregón[44] con  la convicción de demostrar que el Estado también era vulnerable. El período comprendido entre 1974 y 1976 lo podemos considerar como “militarista”, aunque las tareas de escritura, impresión y distribución de Madera siempre fueron las principales. Sin embargo, los agentes del orden fueron objeto incluso de emboscadas. En estas acciones se observa la impronta de Jiménez Sarmiento, quien tenía la dirección militar del grupo, mientras el plano ideológico, impreso en Madera, quedó discretamente a cargo de Luis Miguel Corral García El piojo blanco y Migue Ángel Barraza García El piojo negro. Por encima de ellos solamente se encontró el Comité de Redacción de Madera del cual formaban parte. Operaban con brigadas armadas conformadas por alrededor de 5 militantes con un reparto definido de tareas, siendo las actividades de propaganda las más peligrosas.[45]

Según la DFS,[46] para febrero de 1975 habían sido capturados 220 militantes, habían muerto treinta y consideraba que la Liga "...no representan ya un peligro político, pero sí social...".[47] La Liga iba siendo poco a poco neutralizada. Por ejemplo en Sonora,[48] donde hubo pocas actividades hasta noviembre de 1975,[49] o bien en Oaxaca, donde hubo actividades de la Liga[50], tanto en la universidad local[51] como entre trabajadores de la construcción[52] pero que se solucionaron con el uso del Ejército,[53] de manera que después de 1975 la actividad en Oaxaca resultó escasa.

Las autoridades continuaron tomando medidas para eliminar a la Liga como una "Campaña de orientación al público" que implicó el reparto de volantes con fotos de los militantes de la Liga utilizando helicópteros y avionetas y ofreciendo recompensa.[54] Pero la que se destaca por su plena identificación con el Terrorismo de Estado fue la creación de un escuadrón de la muerte: la Brigada Blanca, en contraposición a la Brigada Roja de la Liga, cuya función fue "investigar y localizar por todos los medios a los miembros de la llamada Liga Comunista 23 de Septiembre”[55] y que usó la desaparición forzada y la tortura como herramientas corrientes pues, según uno de sus ex integrantes: “...a nosotros tanto Sahagún Baca como Durazo nos reiteraba una y otra vez las órdenes: a los guerrilleros hay que matarlos como perros”.[56]

Para mediados de 1976 la Liga se desangraba. Y aunque también lograba lastimar a las autoridades, su desgaste era mayor e insostenible. El 11 de agosto de ese año David Jiménez Sarmiento “Chano” cayó en combate en el intento de secuestro de Margarita López Portillo, hermana del entonces presidente electo. Con este hecho la etapa más agresiva de la Liga concluyó y se advierte una estrategia más “discreta” y concentrada en la propaganda.

Miguel Ángel Barraza García “El Piojo Negro”, militante de la Liga desde sus inicios y considerado por la DFS como uno de los principales dirigentes,[57] asumió el liderazgo y aunque la Liga seguía debilitándose seguía siendo eficaz. Se acentuó la naturaleza urbana de la organización, con los fracasos rurales a cuestas de Guerrero y Sonora, pues sus actividades se encontraron principalmente en la Ciudad de México y su área metropolitana, Culiacán, Guadalajara y Ciudad Juárez. Sin embargo, de manera marginal encontramos actividades fuera de dichas entidades, como por ejemplo, entre el ‘77 y el ‘79 en Durango[58], Sonora[59], Coahuila[60] y notablemente en fábricas de Nuevo León.[61]

Con el Piojo Negro se observa claramente un viraje que tuvo la Liga para 1976, y que se refleja en los textos teóricos del grupo, donde su prioridad fue el contacto y la integración de trabajadores, pues consideraban una de sus mayores dificultades el estar constituidos en su mayoría por estudiantes, considerando los consejos obreros como la vía revolucionaria de los trabajadores. En 1978 continuaron las actividades de propaganda y se intentó el secuestro, que terminó en muerte, de Hugo Margáin Charles, hijo del Embajador de México en Washington.[62]

En el Distrito Federal atacaron al empresariado. El 6 de diciembre de 1976 secuestraron a Isaac Duek Amkie[63] y el 29 de marzo de 1977[64] hicieron lo mismo con Antonino Fernández Rodríguez, Presidente de la Cervecería Modelo. También la DFS detectó la presencia de militantes armados de la Liga en una asamblea de trabajadores de la Cervecería Modelo que negociaba la firma del Contrato Colectivo de Trabajo "... la cual favorecía a la Empresa".[65] En la capital del país las escuelas de nivel medio superior y los centros universitarios fueron de importancia, especialmente los de la UNAM, y en centros de trabajo la DFS identificó en la zona industrial Vallejo por lo menos 10 lugares donde la Liga tenía actividades frecuentes.[66] El último secuestro en el DF es el de Mónica Pérez Olagaray en marzo de 1979.

En Jalisco el foco de actividad fue Guadalajara con algunas actividades en Zapopan. Tenemos reportes en dichos lugares hasta junio de 1978. Y las actividades, entre 1976 y 1978, fueron de propaganda, asaltos y ataques a la policía. En Sinaloa las ciudades de Culiacán y Mazatlán fueron entre 1976 y 1979 escenarios de reparto del Periódico Madera y la elaboración pintas. En Chihuahua Ciudad Juárez y el municipio de Chihuahua las actividades crecen de manera inusual, son más numerosas que incluso en bastiones como Guadalajara o Culiacán, las cuales se observan en los expedientes hasta abril de 1979.

El 22 de enero de 1981 Barraza cayó en combate contra la policía y semanas después fue capturado José Grijalva Galaviz “El Zombie.” El primero era la cabeza visible y el segundo el coordinador de contactos y puentes para la elaboración y distribución del Madera, el cual llegó a su último número ese año. De manera que ello marca el fin de la organización.

 

Terrorismo e historiografía

 

Tanto la Liga Comunista 23 de Septiembre como la Fracción del Ejército Rojo usaron las armas contra el estado y empresarios con el fin de demostrar su vulnerabilidad y eventualmente destruirlo. La Liga fue en su momento tildada de terrorista[67] desde la izquierda y también por el entonces Presidente Luis Echeverría.[68] Por otra parte he mencionado que la RAF es un referente entre los grupos armados de su tipo: el de los terroristas de la ola de nueva izquierda que, según la clasificación de David Rapoport, se inspiraron en el ejemplo de Vietnam para hacer la revolución en el "mundo desarrollado" donde se vieron a sí mismos como un frente en las metrópolis donde pretendieron apoyar las luchas del Tercer Mundo.[69] En Estados Unidos encontramos al Weather Underground, en Alemania Occidental la Fracción del Ejército Rojo, en Italia las Brigadas Rojas, en Japón el Ejército Rojo y en Francia la Acción Directa Francesa. Por otro lado en América Latina "... los grupos revolucionarios repitieron un patrón visible… abandonaron las zonas rurales y llegaron a las ciudades donde serían conocidos"[70] y realizaron secuestros de aviones y de personas que se calculan en 1360 eventos.[71] El caso representativo fue el de los Tupamaros en Uruguay, conformado por “… jóvenes, idealistas, de clase media”.[72] Eventualmente fueron eliminados de la escena, pero tuvieron una influencia importante a nivel internacional dada su exposición mediática: “Fuera de Latinoamérica, la Fracción del Ejército Rojo en Alemania Federal, el Ejército Irlandés Republicano en Irlanda del Norte y el Weather Underground en Estados Unidos imitaron a los Tupamaros”.[73] La mayoría de estos grupos desaparecieron a lo largo de los años ochenta. La Liga fue desmantelada en 1981 mientras que la RAF siguió actuando hasta bien entrados los años noventa, pero erosionándose a lo largo de esos años.

La bibliografía sobre el Terrorismo es abundante y la RAF es la referencia en los grupos de este tipo.[74] Aunque la bibliografía sobre la RAF, a diferencia de la Liga, en inglés es abundante los textos no se ocupan a profundidad del grupo sino que caen en lugares comunes que suelen partir de las mismas referencias. Por otro lado, buena parte de la bibliografía es de especialistas en estudios sobre Terrorismo, cuyo uso de dicho concepto es  ambiguo,[75] pues resulta útil para criminalizar a adversarios políticos con dicha etiqueta.[76] Lo que ocurre con parte de la bibliografía en inglés que analiza a la RAF desde los Estudios del Terrorismo y que suelen hacer coro en sus conclusiones, siendo ello consecuencia de la juventud de dicha disciplina y fragilidad epistemológica.

Lisa Stampnitzky explica que antes de la década de los setenta los actos que actualmente consideran objetos por parte de los especialistas en Terrorismo eran cometidos, para los especialistas de entonces, no por terroristas sino por bandidos, rebeldes, guerrilleros o insurgentes. Sin embargo, los insurgentes pasaron a llamarse 'terroristas'. Y es singular que las definiciones de Terrorismo existentes antes de 1972 se referían principalmente a la violencia estatal.[77] Observamos que en la primera conferencia estadounidense sobre terrorismo, organizada por el Departamento de Estado y el Comité de Combate al Terrorismo en octubre de 1972, la mayoría de los especialistas provenían de áreas como comportamiento colectivo, movimientos sociales y psicología social[78], y para 1976, en la segunda conferencia, se incluyeron especialistas que investigaban sobre Terrorismo, lo cual denota cierta improvisación. De esta forma se fue formando una red informal de académicos y oficiales de gobierno con interés o responsabilidades en el ámbito gubernamental pero que carecían de trabajo empírico.[79] Consolidándose y eventualmente sustituyendo a los especialistas en contrainsurgencia, que generalmente provenían del ámbito militar, influyendo en la toma de decisiones e introduciendo “...la identidad del terrorista (que) sería imbuida de juicio moral”[80] lo anterior generó una tendencia donde los intentos de neutralidad académica serían paradójicamente vistos como conocimiento politizado.[81]

A ello se aunó la emergencia mediática de actos de violencia política. Los televidentes fueron testigos de la masacre en los Juegos Olímpicos en Múnich, de secuestros de aviones y de acciones de rebeldes en América Latina. Para 1979 en la Conferencia Internacional sobre el Terrorismo en Jerusalén, auspiciada por el Jonathan Institute, un think tank financiado por Benjamin Netanyahu, se expuso el supuesto papel central de la Unión Soviética en una red de terrorismo internacional que atacaba a la civilización.[82] Esta hipótesis y los trabajos que la fundamentaban no resistieron la crítica de otros investigadores, pero cundió. Aunque informes de la CIA[83] y del Departamento de Estado desacreditaban la información, autores como Jillian Becker, que publicó en 1985 The soviet connection: State sponsorship of terrorism, priorizaron que sus conclusiones coincidieran con la agenda más que con la realidad. Aparentemente la administración de Ronald Reagan estuvo interesada en promover estas consideraciones, lo cual “desacreditó el estudio del terrorismo”.[84] Ello incidió en la escritura de los textos que se han escrito sobre la RAF y la Liga. Dada la influencia estadounidense en ambos países, fueron aplicadas sus estrategias contrainsurgentes, basadas en los trabajos de los “Estudios sobre el terrorismo”, e influyeron en la escritura de su historia.

En el caso de la RAF Jillian Becker[85] en Hitler’s Children, por primera vez publicado en 1977, en el prefacio a su edición del año 2014 menciona:

 

En el nombre de una moral más alta odiaron, se enfurecieron, mataron, destruyeron, infligieron dolor; algunos fueron a prisión; algunos cometieron suicidio, otros fueron tiroteados, otros explotaron con sus propias bombas; y ellos no hicieron ningún bien a nadie.[86] 

 

La idea que da nombre al libro es por un supuesto antisemitismo que, no es considerado a la luz del antisionismo, especialmente por actos terroristas donde, en cooperación con palestinos, los judíos fueron blancos de muerte. A Gudrun Ensslin la introduce en su texto como la cuarta hija de un matrimonio de siete donde “Dos de los niños fueron mentalmente deficientes”.[87] Por otra parte sus consideraciones sobre Ulrike Meinhof son representativas del elemento patológico como pieza clave en el Terrorismo. Sin mencionar su fuente afirma: “Algunos de aquellos que la conocieron consideraron que era más que un poco masoquista ‘en un sentido clínico’”[88] y considera que después del rompimiento dentro de su matrimonio “… comenzó a encontrar la violencia cada vez menos inexcusable moralmente”[89] y que desde siempre había buscado aprobación.[90] Respecto a los procesos penales a los que los miembros de la RAF se vieron sujetos, la autora los consideró “escrupulosamente conducidos”[91] y que las afirmaciones de que las muertes de los presos no fueron suicidios sino asesinatos solo era propaganda de sus abogados para enaltecer a unos criminales. 

Otro texto indispensable en el estudio de la RAF es el de Stefan Aust[92] Baader-Meinhof. The inside story of the R.A.F,[93] que obtuvo tal celebridad que ha sido editado varias veces y fue base para el guión de la película Der Baader-Mainhof Komplex. En su prefacio indica que en la documentación consultada los miembros de la RAF en prisión utilizaban sobrenombres de personajes de Moby Dick y menciona: “Ellos compararon su lucha contra ‘el sistema’ con la demencial (insane) búsqueda de la Gran Ballena Blanca del Capitán Ahab”[94] y considera que los hechos llevados a cabo por la RAF, especialmente en 1977, tuvieron efectos tan dramáticos en la sociedad alemana que son comparables a los causados por el 11 de septiembre en Estados Unidos. Por otra parte, menciona la conducta frívola, aunque no especifica la fuente, de los militantes de la RAF durante su entrenamiento militar con el PLO en el desierto: “A los alemanes no les gustó esta dieta y se quejaron desde el inicio. Una de las jóvenes, con toda seriedad, exigió la instalación de una máquina expendedora de Coca-Cola en medio del desierto”.[95] Explica que la RAF adoptó el esquema de las guerrillas latinoamericanas como modelo,[96] teniendo la praxis[97] como elemento principal. Algo que Andreas Baader prefería pues, según Aust, tenía limitaciones al momento de concretar sus pensamientos, lo que eventualmente le llevó a distanciarse de Meinhof y, apoyado en Ensslin, la marginó y, recordándole constantemente su ominoso pasado “burgués” como periodista. Así la pareja se erigió como una máxima autoridad que no aceptaba opiniones contrarias,[98] reforzando así una visión “personalista” del grupo.  

Por otra parte, encontramos a Gerd Koenen quien, a finales de los sesenta y los setenta fue militante de organizaciones de izquierda y en sus textos, como la Década Roja[99] sobre la RAF, menciona la primacía de la acción y una irracionalidad que perseguía una victoria que se daba por hecho “Todos los actores de esta tragedia alemana aparecen como bajo una ciega obligación a actuar, un destino al cual seguir pero que no podían descifrar”[100] fomentando un “Hábito de la absoluta consecuencia”[101] que era alimentado por “histeria y triunfalismo”.[102] Respecto a Ulrike Meinhof, coincide con Aust en considerarla masoquista.[103] A Baader como el macho alfa del grupo que logró desarrollar a su alrrededor una “aura de violento Marlon Brando”[104] respaldado por Gudrun Ensslin, en la lógica de Koenen, una suerte de sacerdotisa.[105] Koenen expone a un grupo comandado por dicha “pareja primordial” relegando cada vez más a una masoquista Ulrike Meinhof y controlándolo todo inclusive en una cárcel donde se las arreglaron para instalarse un sistema de comunicación. Otros miembros de la organización sólo son mencionados para confirmar sus afirmaciones. El consenso con Becker y Aust es notable.

Para los años posteriores al 2000 la historiografía en alemán perdió la influencia de los autores antes mencionados, destacándose los aportes de Jutta Ditfurth como su biografía de Ulrike Meinhof[106]. También es relevante la crítica de Wolfgang Kraushaar[107], que a pesar de cierto menosprecio al grupo, resulta una lectura indispensable. La evaluación de la historiografía alemana sobre la RAF daría material para otro artículo.

Para el caso de la Liga podemos encontrar la raíz de sus caracterizaciones, particularmente las más pintorescas y deformadas, en el IV informe de Gobierno del entonces Presidente de la República Luis Echeverría,[108] en 1974, donde respondió a las operaciones armadas, sin mencionar nombres, de la Liga y el grupo liderado por Lucio Cabañas respectivamente. Describiendo un perfil simplificado de los integrantes de los grupos armados acusando juventud, desintegración familiar y un “mayor grado de inadaptabilidad”,[109] proyectándolos como actores que no merecen ser nombrados y cuyas motivaciones son irrelevantes.

Esta patologización es ampliamente observable en las consideraciones del ex militante de la Liga Gustavo Hirales Morán,[110] quien menciona que la Liga era “militarismo aventurero”[111] que le “… hace el juego a las fuerzas más reaccionarias...”,[112] considerando que al momento de escribir su texto, el año de 1976, lo que queda son “restos del naufragio”,[113] afirmando que la Liga ya no existe. Afirmaciones funcionales para la estrategia contrainsurgente, Hirales también redujo las motivaciones de la organización y sus elaboraciones teóricas, en particular las de Salas Obregón. La venganza, supuestamente, era el móvil de la Liga. Para Hirales los textos elaborados por Oseas y Ramos Zavala se redujeron a eso. Considerándose uno de los representantes de los que hacían “oposición interna”[114] a una “concepción mística”,[115] que era base de “un militarismo apocalíptico sofisticado y contra las tendencias militaristas más abiertamente aventureras que encarnaban en sectores de la Liga como el FER y la Brigada Roja”.[116]

Lo anterior fue repetido a coro. Por ejemplo Martínez Verdugo, sin explicarnos su concepto de Terrorismo, nos dice que la Liga “… se deslizaba cada vez más por las acciones puramente terroristas dejando de lado los enfoques políticos”,[117] o bien Barry Carr considera a sus integrantes “Aislados de los movimientos populares y a menudo en violento conflicto con la izquierda no clandestina, los frentes guerrilleros estaban prácticamente derrotados para 1975”.[118]

Es notable la insistencia respecto a la inexistencia de la organización, elemento que resulta indispensable en la contrainsurgencia, pues la visibilidad de los grupos armados incide en la simpatía de potenciales nuevos reclutas y ello lo observamos tanto en las medidas contra la RAF, como contra la Liga. De manera que resultaba indispensable evitar nombrarlos o cuestionar su simple existencia. En el caso alemán la opinión pública y la libertad de prensa hizo muy difícil lo anterior, pero lo contrario pasó en México, donde lo que se pudiera llamar opinión pública estaba a merced de un déspota sexenal, quien aún con sus limitaciones, podía desgastar periódicos incómodos, como lo hizo Echeverría en 1976 con el Excélsior de Julio Scherer. La versión por parte de las autoridades, así como las plumas que con ella “coincidían”, era tan poco acorde a la realidad que el semanario Proceso, surgido de las cenizas del golpe a Excélsior, llegó a hacer mofa de ella con notas tituladas: “Guerrilleros que no existen, asaltan”,[119] “Guerrilleros que mueren varias veces”,[120] o bien la contradecían abiertamente.[121] Proceso era una de las excepciones en el entorno periodístico mexicano.

Inspirado en dichas dinámicas publicó Héctor Aguilar Camín La Guerra de Galio en 1991.[122] Una novela en cuya trama la Liga tiene un lugar particular y donde se condensan todos los prejuicios sobre el grupo armado. El protagonista de la trama es Carlos García Vigil, un historiador metido a periodista que intenta informar sobre las detenciones y desapariciones en la izquierda radical por parte del Estado Mexicano. Y define a los miembros de la Liga:

 

Los cientos de muchachos salidos con cicatrices del 68 y el diez de junio... se concebían como eslabones de la conciencia de esa vasta categoría llamada La Clase: eran guerreros, adelantados, centuriones, vanguardias armadas de La Clase. En el trayecto imperativo de la Clase estaban dispuestos, como Santiago, a realizar el sueño de la Revolución y a pagar por ello con sus vidas (“Me fascinó”, escribió Vigil, “la vinculación panteísta con La Clase, esa certidumbre religiosa de ser parte de una entidad metahistórica destinada sin embargo a realizar la historia. En realidad, destinada a abolirla, a separarla del reino injusto y ciego de la necesidad, la imperfección y la barbarie, para volverla una forma laica de la Ciudad de Dios, el reino de la igualdad y la justicia, la fraternidad y el socialismo”.)[123]

 

Si bien es una obra literaria, una novela, cuyo fin es la experiencia estética y no aspira a la veracidad, podemos observar las coincidencias que se hilvanan en los textos analizados: los miembros de la organización están vinculados a elementos irracionales, especialmente, la ira y la venganza. Por otra parte, las páginas de La Guerra la Liga golpea y dispara pero no escribe. Nos encontramos con que La Vanguardia, publicación que ante el hostigamiento gubernamental sucedió a La República y que no tenía liquidez financiera para funcionar, recibió un misterioso donativo:

 

-Son sus amigos- dijo, extendiéndole el mensaje a Vigil.

El mensaje decía:

La Liga 23 de Septiembre, vanguardia de la revolución proletaria, saluda a La Vanguardia del periodismo nacional y hace entrega de un donativo del pueblo. Hasta la victoria.

 

Inverosímil aunque explicable. Porque la Liga no solo tenía un periódico propio cuya distribución financiaba y defendía con las armas, sino que además era el órgano central de la organización, pues su comité redactor era al mismo tiempo su dirigencia y veía a Madera como una herramienta organizadora y educativa. Así que ¿Podríamos imaginarnos a la Liga regalándole dinero a Proceso[124] y llamándole vanguardia del periodismo nacional? No solo resulta divertido, sino también explicable dada la nula atención que dicho periódico ha recibido por parte de la historiografía.  

Madera es retomado hasta 1997 por Mauricio Laguna Berber,[125] quien confirmó la importancia de la propaganda en el actuar de la Liga.[126] Pese a ello sus consideraciones fueron ignoradas por investigadores posteriores, durante prácticamente más de 20 años, y la concepción de la Liga como un grupo militarista continuó prevaleciendo, pues la nota roja, los balazos y la venganza fueron considerados como el indicio principal. Aunado a ello la aversión de los investigadores citados a las fuentes primarias contrasta con la calidad y esfuerzos como la Cronología de López Limón, respaldada por documentación de archivo, que permite construir un panorama muy diferente a lo planteado por la historiografía perezosa.

 

 

Conclusión: disciplinamiento y fuentes primarias

 

Stampnitzky en su texto ha explicado el proceso de instalación en la academia por parte de los Terrorism Studies, respaldados a veces por personajes con determinadas agendas en el exterior, como Reagan[127] o George W. Bush, lo que propició el giro en torno al estudio de los grupos insurgentes a una simplificación, donde sus objetos de estudio simplemente eran sujetos motivados por maldad o enfermedad, cuyas acciones no eran susceptibles de ser explicadas sino simplemente de ser reprimidas. Así, el  estudio político, social o ideológico sobre los terroristas no era más que motivo de adhesión o apología de la violencia. Los textos analizados fueron influenciados por los Estudios del Terrorismo. Sus aproximaciones se ocupan más de descalificaciones que de explicaciones, y su influencia perduró por décadas. Por ejemplo, en el caso mexicano, a pesar del archivo de la DFS y de Madera, todavía se sigue repitiendo la postura de la inexistencia de la Liga después de 1976,[128] a pesar de que documentalmente se puede demostrar que sobrevivió hasta 1981. En el caso de la RAF, ello ocurre especialmente en la bibliografía en inglés, donde Jillian Becker y Aust son las principales referencias, observándose un notable desfase con respecto a la bibliografía en alemán.

Así, con la influencia de los autores mencionados, observamos la intrusión de la versión contrainsurgente en el trabajo del historiador, propiciando repeticiones y la desestimación del trabajo de fuentes primarias.

  

 

Archivos

 

Archivo General de la Nación (AGN), Dirección Federal de Seguridad (DFS), fondos: Brigada Campesina de Ajusticiamiento y Liga Comunista 23 de Septiembre.

 

AGN, Investigaciones Políticas y Sociales (IPS)

 

Periódico Madera

 

Bibliografía

 

-        Aguilar Camín, H. (2014). La Guerra de Galio, México: Cal y arena.

-        Amnesty International (1980). Work on prison conditions of persons suspected or convicted of politucally motivated crimes in the Federal Republic of Germany: Isolation and solitary confiment. London.

-        Aust, S. (2008). Baader.Meinhof. The inside story of the R.A.F. New York: Oxford University Press.

-        Becker, J. (2014). Hitler’s Children. The story of the Baader-Meinhof terrorist band. Bloomington: AuthorHouse.

-        Burleigh, M. (2008). Sangre y rabia. Historia cultural del terrorismo. México: Taurus.

-        Carr, B. (1982). La izquierda mexicana a través del siglo XX. México: Era.

-        Castañeda, J., et. al. (2013). Voces de fuego. La prensa guerrillera en México. Guadalajara: Gritas/Grafisma.

-        C. Combs, C. (2006). Terrorism in the Twenty-First Century. New Jersey: Pearson.

-        Della Porta, D. (1995). Social movements, Political violence and the State: A comparative analysis of Italy and Germany. New York: Cambridge Studies.

-        Ditfurth, J. (2009). Ulrike Meinhof. Die Biographie. Berlin: Ullstein.

-        Echeverría Álvarez, L. (2006). Cuarto informe de gobierno en Informes presidenciales. México: Servicio de investigación y análisis.

-        Gamiño Muñoz, R. (2008). Análisis del movimiento armado en México en la década de 1970 a través de la prensa: el caso de la Liga Comunista 23 de Septiembre (1973-1979). Tesis de Maestría en Sociología Política. Ciudad de México: Instituto Mora.

-        Hirales Morán, G. (1977). La Liga Comunista 23 de Septiembre: orígenes y naufragio. México: Cultura Popular.

-        Koenen, G. (2001). Das rote jahrzehnt. Unsere kleine deutsche Kulturrevolution 1967-1977. Frankfurt: Fischer.

-        Laguna Berber, J. (2010). Elementos para el análisis de la historia de la Liga Comunista 23 de Septiembre. México: Brigada Roja.

-        Laguna Berber, M. (1997). La prensa clandestina en México. El caso del periódico Madera: 1973-1981. Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Ciudad de México: FCPYS-UNAM.

-        López Limón, A (2014). La Liga. Una cronología. México, Guadalajara: La casa del mago.

-        Martin, G. (2003). Understanding terrorism Challenges, perspectives, and issues, California: Sage Publications.

-        Martínez Verdugo, A. (1983). Historia del comunismo en México. México: Grijalbo.

-        Kraushaar, W. [Coordinador] (2006), Die RAF und der linke Terrorismus, Hamburg: Hamburger Edition, dos tomos.

-        M. Post, J. (2007). The mind of the terrorist. The psychology of terrorism from the IRA to Al-Qaeda. New York: Palgrave Macmillan.

-        Rangel Hernández, L. (2011). La Liga Comunista 23 de Septiembre 1973-1981. Historia de la organización y sus militantes. Tesis de Doctorado. México: Universidad Michoacana de San Nicolás.

-        Rote Armee Fraktion (1997). Texte und Materialen zur Geschichte der RAF. Berlín: ID-Verlag.

-        Smith, J., and Moncourt, A. (2009). The Red Army Fraction. A documentary History, 2 volumes. Michigan: PM Press.

-        Stampnitzky, L. (2013). Disciplinning Terror. How experts invented terrorism. Lexington: Cambridge University Press.

 

 

 



*    Universidad Autónoma Metropolitana.

      Este artìculo fue realizado con el apoyo de CONACYT y del Hamburger Institut für Sozialforschung durante una estancia en dicho instituto entre julio de 2018 y febrero de2019.  

[1] La SDS fue fundada en 1946 como espacio de entrenamiento para la futura élite del SPD. Durante las protestas contra el rearme, en 1958, el liderazgo de la SDS fue ocupado por miembros de la izquierda que estaban en desacuerdo con la dirigencia del SPD, se manifestaban contra la ocupación francesa de Argelia y rechazaban las armas nucleares. En 1961 fueron expulsados del SPD. Gerd Koenen menciona que para 1968 la SDS tenía en su punto más alto 2,500 integrantes. Koenen, G. (2001). Das rote jahrzehnt. Unsere kleine deutsche Kulturrevolution 1967-1977. Frankfurt: Fischer., p. 18.

[2] Della Porta, D. (1995). Social movements, Political violence and the State: A comparative analysis of Italy and Germany. New York: Cambridge Studies,, p. 37.

[3] Ibídem, p. 37.

[4] Que concentraba el 70% del mercado en Berlín Occidental y el 30% nacional, y que publicó sobre los hechos del 2 de junio: “Un joven murió víctima de los disturbios instigados por hooligans políticos quienes se llaman a sí mismos manifestantes”  Smith J. and Moncourt A. (2009). The Red Army Fraction. A documentary History, volume 1: projectiles for the people. Michigan: PM Press, p. 33.

[5] Que fue central en el Congreso Internacional sobre Vietnam que tuvo lugar en Berlín Occidental, en septiembre de 1968, que concluyó con una marcha de más de 12,000 personas. Ahí el dirigente estudiantil Rudi Dutschke  mencionó: “A lo que nosotros estamos abiertos, no es tanto a la arma de la crítica como a la crítica armada”. Koenen, G. (2001). Das rote jahrzehnt. Unsere kleine deutsche Kulturrevolution 1967-1977, Op. Cit., p. 60.

[6] En declaraciones posteriores Bachman, el autor del ataque, mencionó que se informaba leyendo el Bild de la cadena Springer. El atentado provocó manifestaciones y se reportaron choques contra la policía. “Springer también dispara” se convirtió en un slogan y se reportaron daños en las instalaciones del periódico. Smith, J. and Moncourt, A. (2009). The Red Army Fraction. A documentary History, volume 1: projectiles for the people, Op. Cit., p. 37.

[7] Koenen, G. (2001). Das rote jahrzehnt. Unsere kleine deutsche Kulturrevolution 1967-1977, Op. Cit., p. 77.

[8] Della Porta, D. (1995). Social movements, Political violence and the State: A comparative analysis of Italy and Germany, Op Cit., p. 39.

[9] Smith, J. and Moncourt, A. (2009)  The Red Army Fraction. A documentary History, volume 1: projectiles for the people, Op. Cit., p. 54. En 1967 Gudrun Ensslin participó en la película experimental Das Abonnement.

[10] Ditfurth, J. (2009). Ulrike Meinhof. Die Biographie, Berlin: Ullstein, p. 275.

[11] Ibídem., p. 58.

[12] Ibíd., p. 60.

[13] Ibid., p. 321.

[14] Ibídem., p. 333.

[15] Kommando Petra Schelm (1997). "Anschlag auf das Hauptquartier der US-Army in Frankfurt/Main" en Rote Armee Fraktion. Texte und Materialen zur Geschichte der RAF. Berlín: ID-Verlag, p. 145.

[16] Ibídem., pp. 145 y 146.

[17] Se le culpó de que Grashof no tuviera atención médica adecuada en prisión  y de que Roll recibiese anestesia forzada además del régimen de aislamiento al que, supuestamente, se les impuso a ambos. Ibíd., p. 146.

[18] Rote Armee Fraktion (1997). Texte und Materialen zur Geschichte der RAF, Op. Cit., p. 145.

[19] Ditfurth, J. (2009). Ulrike Meinhof. Die Biographie, Op. Cit., p. 341.

[20] Comando 15 de julio (1997). “Bombenanschlag auf das Hauptquartier der US-Army in Europa in Heidelberg”, en Rote Armee Fraktion, Texte und Materialen zur Geschichte der RAF, Op. Cit., p. 147 y 148.

[21] Smith, J. and Moncourt, A. (2009). The Red Army Fraction. A documentary History, volume 1: projectiles for the people, Op. Cit., p. 238.

[22] Ibíd., p. 239.

[23] Durante el embarazo de sus hijas se le detectó un tumor cerebral que le ocasionaba dolores. Fue intervenida con éxito y sin mayores complicaciones.

[24] Smith, J. and Moncourt, A. (2009). The Red Army Fraction. A documentary History, volume 1: projectiles for the people Op. Cit., pp. 254 y 255.

[25] Ibídem., p. 327.

[26] “Brief der RAF an die Gefangenen aus der RAF” en Rote Armee Fraktion (1997). Texte und Materialen zur Geschichte der RAF,  Op. Cit, p. 192 y 193.

[27] Burleigh, M. (2008). Sangre y rabia. Historia cultural del terrorismo, México: Taurus, p. 335.

[28] Smith, J. and Moncourt, A. (2013). The Red Army Faction. A documentary History, Vol. 2: Dancing with imperialism, p. 327.

[29] Amnesty International (1980), Work on prison conditions of persons suspected or convicted of politucally motivated crimes in the Federal Republic of Germany: Isolation and solitary confiment. London, p. 18.

[30] Burleigh, M. (2008). Sangre y rabia. Historia cultural del terrorismo, Op. Cit., p. 341.

[31] Smith, J. and Moncourt, A. (2013). The Red Army Faction. A documentary History, Vol. 2: Dancing with imperialism, Op. Cit., p. 128.

[32] Ibídem., p. 134.

[33] Burleigh, M. (2008). Sangre y rabia. Historia cultural del terrorismo, Op. Cit., p. 344.

[34] López Limón, A. (2014). La Liga. Una cronología. Guadalajara: La casa del mago, p. 32.

[35] Ibídem., p. 32.

[36] AGN, DFS, “Liga Comunista 23 de Septiembre”, legajo 1, foja 259-260.

[37] Ibídem, l. 6, f.17-29 y l. 3, f. 186

[38] Ibid., l. 3, f. 113 y Comité de Redacción (1974). "Carta del Comité de Coordinación del trabajo subserrano en el noroeste al Comité Político Militar Arturo Gamiz". Madera nº 3 (13-23). Ciudad de México.

[39] Laguna Berber, J. (2010). “Elementos para el análisis de la historia de la Liga Comunista 23 de Septiembre”. Manuscrito no publicado. Ciudad de México, p. 22.

[40] Ibídem. ,p. 27.

[41] Comité de Redacción (1974). “Participación de Oseas en la lucha revolucionaria en México”. Madera nº 5 (35-37). Ciudad de México, p. 35.

[42] Proceso (2017). "El caso del fundador de la Liga Comunista 23 de Septiembre, ante la Fiscalía Especial" Disponible en: http://www.proceso.com.mx/240057/el-caso-del-fundador-de-la-liga-23-de-septiembre-ante-la-fiscalia-especial-2 [visitado 28 de marzo 2019]

[43] AGN, DFS, “Liga Comunista 23 de Septiembre”, l. 5, f. 333

[44] Rangel Hernández, L. (2011). La Liga Comunista 23 de Septiembre 1973-1981. Historia de la organización y sus militantes. Tesis de Doctor en Historia. Morelia: Universidad Michoacana de San Nicolás, p. 258.

[45] Castañeda, J. A. (2013) et. al., Voces de fuego. La prensa guerrillera en México. Guadalajara: Gritas/Grafisma, p. 22.

[46] "Análisis del estado en que se encuentra la agrupación subversiva llamado "Liga Comunista 23 de Septiembre"" en AGN, DFS, Liga Comunista 23 de Septiembre, l. 4, ff, 112 y 113.

[47] Ibídem.

[48] Ibid., Legajo 3, foja 333.

[49] Ibid., l. 6 f. 335.

[50] Ibid., l. 2, f. 271.

[51] Ibíd., l. 3, f. 209.  

[52] Ibíd., p. 210.

[53] Ibíd., p. 210

[54] Ibid., l. 8, f. 84.

[55] Gustavo Castillo García (2008). "El gobierno creó en 1976 brigada especial para "aplastar" a guerrilleros en el valle de México", en La Jornada, 7/7. Disponible en https://www.jornada.com.mx/2008/07/07/index.php?section=politica&article=014n1pol  [visitado 28 de marzo 2019]

[56] Ibid, p. 89

[57] López Limón, A. (2014). La Liga. Una cronología, Op. Cit., p. 295.

[58] AGN, DFS, “Liga Comunista 23 de Septiembre”, l. 10, f. 63 y 65; l. 12, f. 26.

[59] Ibid., l. 10, f. 59 , 67 y 68. Con intervención del Gobierno del Estado y el Ejército. También l. 10, f. 251 y 264; ,l. 12, f. 52; l. 13, ff. 1-2, 110 y 255.

[60] AGN, DFS, “Liga Comunista 23 de Septiembre”, l. 13, f. 164. Este expediente debe buscarse por fecha pues no es la única foja núm. 164. También ver la f. 284.

[61] El 2 de febrero de 1977 ver AGN, DFS, Liga Comunista 23 de Septiembre, l. 9, f.139; l. 10, f. 1 y  f. 16; l. 10, ff. 10, 168, 248, 252 y 261; l.11, ff. 23, 28, 58, 111, 240, 247-248, 327

[62] Propaganda en Cuautitlán Izcalli en E.N.E.P el 23 de marzo de 1978,DFS, Liga Comunista 23 de Septiembre, l. 11, f. 100. El 31 de marzo de 1978 se repartieron Maderas en la fábrica "Nodu-Mex". Ibid., l. 11, f. 112. Y el 4 de abril de 1978 se repartió propaganda y el Periódico Madera en la fábrica Harper-Wyman en Naucalpan. Ibid., l. 11, f. 241.

[63] AGN, DFS, Liga Comunista 23 de Septiembre, l. 9, f. 1. A cambio de su vida se exigió la reinstalación de 137 obreros y los pagos para su pensión así como 25 millones de pesos según: Consejo de Redacción, “Nota a la Carta a los obreros de la Cervecería Modelo”, Madera, núm. 30, abril 1977, p. 7.

[64] Ibídem., f. 191.

[65] AGN, DFS, Liga Comunista 23 de Septiembre, l. 9, f. 192.

[66] Ibídem. l. 11, f. 339.

[67] Martínez Verdugo, A. (1983). Historia del comunismo en México. México: Grijalbo, p. 343.

[68] Echeverría Álvarez, L. (2006). Cuarto informe de gobierno en Informes presidenciales. México: Servicio de investigación y análisis, p. 180.

[69] Rapoport, D. C. (2002). “Four Waves or Rebel Terror and September 11” en Antropoethics. Disponible en http://anthropoetics.ucla.edu/ap0801/terror/ [visitado agosto de 2019]

[70] Ibídem., p. 5. Traducción propia.

[71] Ibíd., p. 7. Traducción propia.

[72] Martin, G. (2003). Understanding terrorism Challenges, perspectives, and issues. California: Sage Publications, p. 129. Traducción propia.

[73] Ibídem. Traducción propia.

[74] Combs, C. C. (2006). Terrorism in the Twenty-First Century. New Jersey: Pearson. Post J. M. (2007) The mind of the terrorist. The psychology of terrorism from the IRA to Al-Qaeda. New York: Palgrave Macmillan., y Martin, G. (2003). Understanding terrorism Challenges, perspectives, and issues, Op. Cit.

[75] Sinai, J. (2008). “How to Define Terrorism”, en Perspectives on terrorism. Disponible en: http://www.terrorismanalysts.com/pt/index.php/pot/article/view/33/html  [visitado agosto de 2019]

[76] Bruce, G. (2013), “Definition of Terrorism – Social and Political Effects”, en JMVH. Disponible en https://jmvh.org/article/definitionof-terrorism-social-and-political-effects/ , [visitado agosto de 2019]

[77] Stampnitzky, L. (2013). Disciplinning Terror. How experts invented terrorism. New York: Cambridge University Press, p. 54. Traducción propia.

[78] Ibídem., p. 40.

[79] Ibíd., p. 43.

[80] Ibíd., p. 50.

[81] Ibíd., p. 51.

[82]Ibíd., p. 111.

[83] Por ejemplo en un informe de la CIA de 1981 la conclusión era un tanto ambigua pero no respaldaba las afirmaciones de que la Unión Soviética dirigía el terrorismo mundial. También mencionan que aunque "no existe una base para suponer que los soviéticos pudieran estar persuadidos de integrarse a Occidente en una genuina oposición al terrorismo internacional como un todo"  consideran que las inestabilidades, incluyendo al terrorismo, del tercer mundo son crónicas "... y en muchas instancias continuarían existiendo independientemente de la URSS". CIA (1981), Soviet support for international terrorism and revolutionary violence, 27 de mayo, pág. 3. Disponible en: https://www.cia.gov/library/readingroom/docs/CIA-RDP90T00155R000200010009-2.pdf [visitado 28 de marzo 2019]

[84] Stampnitzky, L. (2013). Disciplinning Terror. How experts invented terrorism, Op. Cit., p. 132.

[85] Nacida en Sudáfrica en 1932 es considerada una autoridad en los Estudios sobre el Terrorismo. Su libro más famoso es Hitler's Children. Durante los años ochenta participó en un equipo de trabajo que dio consejo al Parlamento Británico para medidas de combate a organizaciones terroristas.  En 1985 junto el entonces ministro de la Oficina del Exterior y la Commonwealth fundó el Instituto para el Estudio del Terrorismo (IST por sus siglas en inglés) el cual dirigió entre 1985 y 1990.

[86] Becker, J. (2014). Hitler’s Children. The story of the Baader-Meinhof terrorist band. Bloomington: AuthorHouse, p. XVII. Las traducciones de este texto son propias.

[87] Ibídem., p. 66.

[88] Ibíd., p. 163.

[89] Ibíd., p. 170.

[90] Ibíd., p. 194.

[91]Ibíd., p. 4.

[92] Es un periodista alemán nacido en 1946. Entre 1966 y 1969 trabajo como redactor en la revista Konkret donde trabó amistad con Ulrike Meinhof. Cuando la periodista se encontraba en la clandestinidad, según la versión de Aust, "liberó" (befreitete) a las hijas de Meinhof mientras se encontraban en Italia para ser enviadas como refugiadas a un campamento palestino. Entre 1994 y 2008 fue jefe redactor del semanario Der Spiegel y entre 2014 y 2016 del diario Die Welt.

[93] Aust, S. (2008). Baader.Meinhof. The inside story of the R.A.F. New York: Oxford University Press.

[94] Ibídem., p. XI. De este texto todas las traducciones son propias.

[95] Ibíd., p. 67.

[96] Ibíd., p. 90.

[97] Acción ideológicamente fundamentada.

[98] Aust, Baader.Meinhof. The inside story of the R.A.F,  Op. Cit., p. 98.

[99] Koenen, G. (2001). Das rote jahrzehnt. Unsere kleine deutsche Kulturrevolution 1967-1977, op. cit

[100] Ibídem., p. 364. Todas las citas de este texto son de traducciones propias.

[101] Ibíd.

[102] Ibíd., p. 369.

[103] Ibíd., p. 377.

[104] Ibíd., p. 381.

[105] Ibíd., p. 380.

[106] Ditfurth, J. (2009). Ulrike Meinhof: Die Biographie, op. cit.

[107] Kraushaar, W. (Coordinador) (2006), Die RAF und der linke Terrorismus. Hamburg: Hamburger Edition, dos tomos.

[108] Servicio de Investigación y Análisis (2006). Informes presidenciales. Luis Echeverría Álvarez. México: Cámara de Diputados, p. 174-242.

[109] Ibíd.

[110] Hirales Morán, G. (1977), La Liga Comunista 23 de Septiembre: orígenes y naufragio. México: Cultura Popular, p. 22. Fue de los miembros fundadores de la organización y miembro importante de su dirección, durante solo unos meses, hasta su detención. En el informe de su interrogatorio, fechado el 7 de septiembre de 1973 se lee que “... refleja... ser un individuo decidido y fiel creyente de que con esta nueva organización lograrán derrocar al Gobierno Constituido en un plazo no mayor de 10 años, su fanatismo y su creencia en la lucha revolucionaria es profundamente radical”. AGN, Fondo DFS, “Liga Comunista 23 de Septiembre”, l. 1, f. 30.

[111] Hirales Morán, G. (1977). La Liga Comunista 23 de Septiembre: orígenes y naufragio , Op. Cit., p. 22

[112] Ibid., p. 38.

[113] Ibid., p. 35.

[114]Ibid., p. 20.

[115] Ibid.

[116] Ibid., 21.

[117] Martínez Verdugo, A. (1983), Historia del comunismo en México, Op. Cit., p. 343.

[118] Carr, B. (1982). La izquierda mexicana a través del siglo XX, México: Era, p. 262.

[119] La redacción, (1977) "Guerrilleros que no existen, asaltan" en Proceso, 22/1. Disponible en https://www.proceso.com.mx/2910/guerrilleros-que-no-existen-asaltan [visitado 28 de marzo 2019]

[120]La redacción (1977), "Guerrilleros que mueren varias veces" en Proceso, 2/7. Disponible en https://www.proceso.com.mx/4490/guerrilleros-que-mueren-varias-veces  [visitado 28 de marzo 2019]

[121] La redacción (1977), "Aspirantes 'a prueba' en la Liga 23 de Septiembre" en Proceso, 17/9. https://www.proceso.com.mx/5078/aspirantes-a-prueba-en-la-liga-23-de-septiembre [visitado 28 de marzo 2019]

[122] Aguilar Camín, H. (2014). La Guerra de Galio. México: Cal y arena.

[123] Ibídem, p. 139.

[124] “Por lo que hace a La guerra de Galio, tampoco quiero esconder la mano. Tomé efectivamente el caso Excélsior de los años setenta la trama casi literal de uno de los tres afluentes de la novela” Así lo reconoce Aguilar. Ibíd., p. 635.

[125] Laguna Berber, M. A. (1997), La prensa clandestina en México. El caso del periódico Madera: 1973-1981. Tesis de Licenciado en Ciencias de la Comunicación. México: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

[126]Ibíd., p. 71.

[127] “Counterterrorism policy under Reagan shifted away from the focus of the 1970s on diplomacy and crisis mangement, and towards military retaliation, accompanied by a new narrative that reframed terrorism as a civilizational struggle, between “the democracies””. Ibíd., p. 109.

[128] Gamiño Muñoz, R. (2008) “Análisis del movimiento armado en México en la década de 1970 a través de la prensa: el caso de la Liga Comunista 23 de Septiembre (1973-1979)”. Tesis de Maestro en Sociología Política. México: Instituto Mora, p. 79. O bien en el documental “Hazaña y legado del 68”, publicado en 2018, de Clío aparece Hirales Morán resumiendo la actividad de la Liga en: “matar policías” y “degeneración”. Es destacable que Hirales durante el sexenio de Ernesto Zedillo trabajó como “asesor” en la contrainsurgencia en Chiapas. El documental se puede ver en el link consultado el 7 de noviembre de 2018: https://www.youtube.com/watch?v=oWeWaYbPGYY

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



Estadísticas
Visitas al Resumen:425




 

Cuadernos de Marte, Revista latinoamericana de Sociología de la Guerra es una publicación oficial del Insituto de Investigaciones Gino Germani, dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

ISSN 1852-9879

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia 

Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)

 Cuadernos de Marte en Twitter
 
 Cuadernos de Marte en Facebook
 
 Perfil de Cuadernos de Marte en Google Scholar
 
 
 
 
 


Resultado de imagen para BINPAR CAICYT LOGO

Resultado de imagen para REDIB LOGOResultado de imagen para caicyt logo


Dialnet

Ir al inicio.

Open Academic Journals IndexJournals & Authors

 

 

 

Capes

JournalTOCs

EZBlibrary"/


 

Cuadernos de Marte está indizada en el catálogo de Latindex 2.0 (cumpliendo 36 de los 37 requisitos de excelencia editorial y académica del índice), en Latinoamericana (Asociación de revistas académicas de humanidades y ciencias sociales), en ERIH PLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences), en BASE (Bielefield Academic Search Engine), en BINPAR (Bibliografía Nacional de Publicaciones Periódicas Registradas), en REDIB (Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento), en el Directorio de Publicaciones Argentinas del CAICYT - CONICET, en MIAR (Matriz de Información para el Análisis de Revistas), en DIALNET (hemeroteca de la Fundación Dialnet, del Equipo de Gobierno de la Universidad de La Rioja), en LATINREV (Red de Revistas Latinoamericanas de FLACSO), en el RDIUBA (Repositorio Digital Institucional de la Universidad de Buenos Aires), en OAJI (Open Academic Journals Index), en ResearcH (Directorio de Revistas de Journals & Autors), en SIS (Scientific Indexing Service), en la CIRC (Clasificación integrada de Revistas Científicas), en EUROPUB (Academic and Scholarly Research Publication Center), en DOAJ (Directory of Open Access Journals), en LATAM-Studies+ (Estudios Latinoamericanos), en SUNCAT (Serial Union Catalogue), en Open Science Directory (by EBSCO), en PERIODICOS CAPES (Brasil), en SHERPA ROMEO, en JOURNAL TOCS (Table of Contents), en Elektronische Zeitschriftenbibliothek, en MALENA, en WORLD CAT, en HOLLIS (Harvard Library), en ORBIS (Yale University Library Catalog), en OPAC plus (Kanazawa University Library ), en el catálogo de la KIUSHY UNIVERSITY LIBRARY, en CITEFACTOR, en Journals4Free y en Mir@bel.

 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN LATINDEX

LISTADO DE REVISTAS PARTICIPANTES EN LATINOAMERICANA (Nº 289)

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN ERIH PLUS

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN BASE

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN BINPAR

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN REDIB 

DIRECTORIO DE PUBLICACIONES ARGENTINAS CON OJS (CAICYT)

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN MIAR

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN DIALNET

CUADERNOS DE MARTE EN LATINREV

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN REDIUBA

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN OAJI

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN RESEARCH

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN CIRC

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN SIS

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN EUROPUB 

FICHA DE CUARDERNOS DE MARTE EN DOAJ

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN LATAMPLUS

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN SUNCAT

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN OPEN SCIENCE DIRECTORY

 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN SHERPA ROMEO
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN JOURNAL TOCS
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN ELEKTRONISCHE ZEITSCHRIFTENBIBLIOTHEK
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN MALENA
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN WORLD CAT

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN HOLLIS

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN ORBIS

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN OPAC plus

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN EL CATÁLOGO DE LA KIUSHI UNIVERSITY LIBRARY

FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN CITEFACTOR
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN JOURNALS4FREE
 
FICHA DE CUADERNOS DE MARTE EN MIR@BEL
 
 
contador de visitas web