La vivencia de jugar o jugar una vivencia

Noemi Aizencang

Resumen


Pensar en torno al juego y al jugar, ubicar su potencia y sus alcances en su inserción en la escuela, ha llevado a diferentes conceptualizaciones. Ellas se dirimen, por lo general, entre su promoción como actividad desarrollante en la infancia y su uso instrumental para la enseñanza y el aprendizaje de contenidos curriculares. El debate se mantiene, hace tiempo, entre aquellos defensores del “jugar por jugar, por el juego mismo” y aquellos que proponen al juego como motor o motivador para iniciar al niño en saberes escolares específicos.

No dejamos de reconocer el valor y los aportes de este debate (Sarle, 2006, 2008; Lino de Macedo, 2012). Nos convoca la necesidad de seguir profundizando en lecturas que permitan ir más allá de posiciones contrapuestas, abrir recorridos alternativos que posibiliten nuevas lecturas para revisitar lo ya conocido (Nicastro,2006 ). Esto podría redundar en una redefinición de sentidos y en la oportunidad de potenciar la actividad lúdica en la escuela. Este artículo propone focalizar en los conceptos de vivencia y experiencia para pensar la identidad del juego en contexto, aportar miradas que nos ayuden a comprender aquello que sucede cuando jugamos, cuando posibilitamos la vivencia de jugar.


Palabras clave


juego; experiencia; vivencia; aprendizaje; participación.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia Creative Commons
Los trabajos publicados en esta revista están bajo la licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 2.5 Argentina.

Lúdicamente . ISSN 2250-723X (en línea). J.B. Alberdi 2355 2°b (1406) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Tel.:54-11-3970-7937