La humanidad como armazón del tiempo

Sebastián Martín

Resumen


Karl Marx es testigo y profeta de la tiranía de una forma de concebir el tiempo
que, en su abstracción, progresivamente se absolutiza y universaliza, que a su paso barre con todo y con todos/as. El modo de producción capitalista consuma una racionalización técnica del tiempo como patrón de medida uniforme, homogéneo y lineal. Hombres y mujeres son convertidos en meros armazones de tiempo, en recursos cuya utilidad puede ser cuantificada a partir de su simplificación e igualación cronométrica. Este proceso trae aparejado el que la vida, en sus manifestaciones, se formalice cuantitativamente.
Por ello, en Marx, existe una inquietud en torno a los modos en que el tiempo, en una sociedad atravesada por la lucha de clases, se nos presenta, a las constelaciones de experiencia que se abren o cierran desde su posibilidad social de manifestación. En este sentido, no puede hacerse foco en el tiempo si no lo pensamos en relación con el concepto de abstracción. La articulación y amalgama de estas ideas-fuerza tensionan y atraviesan la producción teórica del pensador y despejan la senda de su proyecto emancipatorio.
Dilucidar la co-pertenencia de estas nociones y atender a sus consecuencias prácticas, será la tarea que nos proponemos en el siguiente trabajo a través de un análisis hermenéutico y crítico.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



Estadísticas
Visitas al Resumen:61
PDF:52