Entre la mismidad y la otredad La representación del prójimo y el anonadamiento del semejante

Gregorio Kaminsky

Resumen


Existe una problemática referida a la subjetividad y a la subjetividad consigo misma, la mismidad, conlleva la cuestión del Otro, espejo de lo propio, lo individual que retorna en uno mismo como reflejo; un afuera de sí.
En el juego de lo Otro se traza la idea del semejante; donde se extiende lo propio, lo singular, un otro al que le puedo dar cabida en el mundo de la mismidad, el prójimo.
Tras las fronteras de la mismidad se abre el mundo enajenado. Estar alienado es ser otro en mí mismo; el ser de la alienación constituye la esencia oscura del capitalismo. El proceso de trabajo produce este ser otro en mí mismo, así devengo ser social. La insuficiencia de la mismidad debe acompañarse de una ajenidad otra, aunque la concepción moderna pregone de que todo parte del ego, la constitución de la mismidad de lo moderno.
En nuestra tierra que pareció hacer del Otro distante y extraño un prójimo, un semejante, desde la buena voluntad ¿Porque devino el universo de las intolerancias?
Desde los confines greco-latinos existen modos de encuentro del hospes y del hostis.

Hospes es el Otro recibido en su mismidad, los hermanos a quien se da hospedaje. Hostis es el Otro pero reconocido como peregrino, extranjero no enemigo. La relación Hostis-Hospes con lleva solidaridad , y fraternidad.

Lo ajeno se vuelve amenazante porque hay una identidad nacional que se pretende autosuficiente. No es hostis el Otro sino es el propio hospes y entre los hospes adviene el xenós; el Hospes mutado en Hostis-xenós con el rictus de la modernidad neoliberal científico-técnica.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



Estadísticas
Visitas al Resumen:69
PDF:53


Santiago del Estero 1029 – CP:1075 / Buenos Aires – Argentina
Tel/fax: (54-11) 5287-1728.
email: debatepublico@sociales.uba.ar / web: www.trabajosocial.sociales.uba.ar